CULTURE, Society | , ,

The Future Cookie: sobre máscaras anti realidad, humanos alquilados y vidas ajenas



El futuro es una bruma.

Sí, hay veces que la propia burocracia de la vida da pereza. Que si ir al médico, que si presentarle una idea a tu jefe, las comidas familiares en fechas señaladas o la impredecible montaña rusa de emociones que conlleva eso de tener citas más o menos románticas. La condición humana lleva implícita estar de cuerpo presente en situaciones que no siempre son de nuestro agrado, y, a no ser que hagas como antaño y finjas un virus tonto o una migraña puñetera, no hay Dios que pueda librarte. Pasas por el trago y ya está, sin rechistar. Es ley de vida, el ciclo sin fin que decían en Disney. Pero, ¿y sí alguien inventase “algo” que te librase de ese pain in the ass? Y he aquí cuando llega Japón y pone una idea loca sobre la mesa.

Chameleon Mask es un invento de Rekimoto Labs y se presentó en el MIT hace unos meses. La premisa es sencilla: se trata de una pantalla remota que se coloca como si fuera una máscara sobre el rostro de un ser humano anónimo, para mostrar la cara y retransmitir la voz de una persona conectada a distancia. Dicho de otra forma, se trata de alquilar un cuerpo que vaya por ahí fingiendo ser tú en carne y hueso, pero tú, desde tu sofá, WC o demás emplazamientos domésticos, estás haciendo un Skype con la realidad. Así, este cuerpo subrogado se ocupa de hacer el trabajo sucio, y tú te escudas tras la ¿comodidad? del frío plasma enfundado en un pijama bonito. Telepresencia en estado puro.

El llamado Human Uber fue presentado como una experiencia diferente y optimizada a lo que viene siendo un robot humanoide de toda la vida, ya que sus creadores han hecho pruebas y han concluido que la gente que trata con estas pantallas humanas (por llamarlo de alguna manera) tienen mejor reacción al trato gélido de una máquina, por mucho humano que imite. Es pura ironía: ahora resulta que la industria cibernética está intentando humanizar sus robots a niveles que ya no son ni eso. Pero por otro lado, el propio ser humano busca maneras de robotizarse hasta limitar al máximo su contacto con la realidad o el roce con otros de su especie. La pregunta aquí es: si vas a pagar a alguien para vivir tu vida por ti (o aquellas partes que te parecen más cansinas), ¿qué harás tú de mientras? Podrías empezar jardinería, adentrarte en el apasionante mundo de la cerámica o quizás escribir tu primer soneto. Ah no, que para que el invento funcione tienes que estar enganchado a tu portátil o tablet. ¿Quién será esclavo de quién? La respuesta, en algún lugar de esa fantasía llamada futuro.

*Contenido publicado en lamonoNEWSPAPER 003: puedes hacerte con tu copia, aquí

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

martes, julio 31st, 2018

mar y henna morena: After Surf

- BOARDSPORTS CULTURE EVENTS Reviews Society Surf -
martes, julio 31st, 2018

the future cookie: la vida secreta de tu teléfono (o de tu altavoz)

- CULTURE Society -
martes, julio 31st, 2018

#lamonoPLEASURES: suís & bowls, un oasis en gràcia

- CULTURE -