CULTURE, Society | , , ,

the future cookie: la vida secreta de tu teléfono (o de tu altavoz)



La inteligencia artificial ha pasado de ser un entretenimiento a pantalla grande, a ser toda una realidad. Poco a poco, la tecnología va evolucionando para hacerle la vida más placentera al ser humano, ergo, para hacer que le requiera menos esfuerzo físico y/o mental. Debates sobre si esto es mejor o peor para el coeficiente intelectual del homo smartphonicus, está claro que es un hecho. Ya no solo hablamos de la simpática Siri, sino también de la parlanchina Alexa (¿por qué a estos artilugios se les pone nombre de mujer?), la asistente de Amazon. Incluso Facebook se ha subido al carro y quería presentar el pasado mayo su modelo de altavoz inteligente, su gran baza para colarse en la cotidianidad de sus usuarios, cosa que tuvo que aplazar por el escándalo del Cambridge Analytica. Estos asistentes virtuales están llamados a ponernos las cosas fáciles y que están diseñados para que funcionen a través de órdenes emitidas por voz de sus dueños. Pero por otro lado, tienen control de todo nuestro universo. Y he aquí la pregunta obvia: ¿de verdad están diseñados para que nos hagan caso?

En mayo, el tándem Echo/Alexa la lió parda en Seattle al activarse solo, grabar una conversación privada, y mandarla a un contacto de uno de los participantes en la charla. Este contacto le pegó una llamada a su amigo con una frase contundente: “Desconecta tus dispositivos de Alexa, te están hackeando”. ¿Un altavoz espía? Parece la última de Spielberg.

Solo fue un caso, y ha sido sonado, pero lo cierto es que en este caso, es posible que Alexa haya identificado mal los patrones sonoros que la activan y se le hayan cruzado los cables, nunca mejor dicho. Dejemos a los altavoces tranquilos y pasemos a hablar de Lucifer, tu smartphone. Tu fiel amigo, el que siempre te responde, o está ahí cuando quieres subir un IG Stories o jugar al Candy Crush en el metro. Un aparatito inherte, que está ahí para reaccionar a tu huella dactilar. Pero entonces, llega Facebook y los suyos, y registran una patente, como quien no quiere la cosa, de un sistema que sería capaz de activar el micrófono de tu teléfono móvil de forma remota si éste reconoce una huella digital que llevan los anuncios de tv, algo totalmente imperceptible para el oído humano. Con la que esta cayendo, Zuckerberg. De usar este sistema, la información extraída de esta práctica podría resultar muy valiosa para cadenas de televisión, que sabrían qué anuncios tienen más impactos entre su audiencia. Interesante.

Además, está Samsung y T-Mobile. Las dos empresas tuvieron que hacer control de daños hace poco porque varios usuarios se quejaron de que su teléfono enviaba mensajes con un link en el que el receptor podía acceder al carrete de fotos del remitente, sin que quede rastro alguno de que este mensaje ha sido enviado. Vamos, la fiesta grande del cotilla de tu agenda de contactos. Se trató de un bug que volvió loco a Samsung Messages, y ya está solucionado. Pero, ¿podemos decir que no volverá a pasar o que no te pasará a ti? Pues no.

En la era de la inmediatez y de la sobre conexión, la intimidad no existe, y sino, haz el experimento de meter tu nombre en Google. Que se exponga con o sin tu consentimiento, es una decisión que a veces no estará en tu mano. Es un riesgo que corremos y que se supone que asumimos al ser uno más en esta charada. El tema es, ¿todos tenemos claro las reglas del juego?

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

viernes, diciembre 14th, 2018

las navidades del cambio: #YoRegaloTalentoLocal

- CULTURE EVENTS -
jueves, diciembre 13th, 2018

featured in #lamonoNEWSPAPER005: cybergeneración emocional

- CULTURE FEATURES -
jueves, diciembre 13th, 2018

Umbral, un grito a la empatía y igualdad futura en las estaciones de metro

- CULTURE Society -