CULTURE | , , ,

#lamonoPLEASURES: sabores exóticos y música reggae en el nuevo brunch de Chaka Khan



Parece que el tiempo empieza a normalizarse y el calorcito inunda nuestras calles. Llega esa época del año en la que pasaríamos las horas en la calle, disfrutando de los rayos de sol y del buen comer. De ahí que hoy os hablemos de la nueva apuesta de brunch del ecléctico restaurante Chaka Khan. Seguro que, si soléis pasar por la Rambla del Raval, os sorprendería su local cuando abrió el pasado verano, y es que desde fuera ya se puede apreciar su barra de colores llamativos, sus palmeras y el ambiente tropical que se respira en él. En armonía con la multiculturalidad del barrio, de su cocina salen platos de orígenes tan remotos como Mozambique, Brasil, Irán, Perú, Singapur o Japón. Ahora, amplían su horario con el Boom Chaka Laka Brunch los fines de semana y una carta en la que destacan los cócteles de autor y las influencias de países lejanos.

No quisimos perdérnoslo y nos pasamos el sábado, dispuestos a dejarnos llevar por los aromas y sabores del mundo. Empezamos con unos cócteles: el Madame Valparaíso, inspirado en Chile, región de tés, está hecho con pisco chileno macerado con English Breakfast tea, melocotón, limón, sirope de arce y clara de huevo, acompañado de una tostada con mermelada de piña. En segundo lugar, un cóctel que bien podría ser un postre, como su nombre indica: el Lemon Pie. Lleva gin, bergamota, limón, nata y clara de huevo.

La carta está llena de sorpresas, mezcla de tradiciones y refleja muy bien la diversidad cultural. Arrancamos en Perú, con la bomba vegetariana, que es como una piel de patata rellena de verduras y con una salsa de ají amarillo y leche de coco. Tiene un toque picante muy sutil y es densa y muy rica. Desde allí volamos hasta la otra punta del mundo, Bangladesh, con la tortilla bangla. Hacía tiempo que no comíamos una tortilla tan buena y refrescante, hecha con pico de gallo y sazonada con comino y otras especias. Entonces nos lanzamos al Pacífico para viajar hasta Japón y probar el poke hawaiano: edamame, remolacha, piña, aguacate y quinoa roja en una base de arroz y con un aliño Nikkei de soja y jengibre. Después de mezclarlo y dejar impregnar el aliño, distintas texturas se mezclaban y nos pareció que estaba perfectamente combinado.

Otros de sus must son el Bunny Chow, un pan relleno de pollo al curry y yogur procedente de Sudáfrica y con influencias indias, los tacos de cangrejo (Tailandia) o el Banh Mi, un bocadillo de embutido de jabalí con ensalada de papaya verde originario de la colonización francesa en Vietnam. De postre nos pedimos los pancakes con frutas y salsa de chocolate blanco y amarula mientras de fondo, sonaba música reggae, soul y funk de la mano de distintos selectors de la ciudad. Genial para poner fin a nuestro viaje y Boom, volver a Barcelona.

Si quieres saber más sobre nuestras experiencias gastronómicas síguenos en Instagram: @lamonopleasures

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

martes, julio 31st, 2018

mar y henna morena: After Surf

- BOARDSPORTS CULTURE EVENTS Reviews Society Surf -
martes, julio 31st, 2018

the future cookie: la vida secreta de tu teléfono (o de tu altavoz)

- CULTURE Society -
martes, julio 31st, 2018

#lamonoPLEASURES: suís & bowls, un oasis en gràcia

- CULTURE -