CULTURE | , , ,

#lamonoPLEASURES: obe restaurant, cocina italiana y buen vino en el Born



En Barcelona, cada barrio tiene una esencia propia, un ambiente, una melodía. Y aunque en esta época del año es más fácil ver a turistas que a gente local paseando por las calles, la ciudad sigue conservando esta esencia, sobre todo en barrios como el Born, donde las noches son cálidas, las terrazas burbujean a todas horas y un aire de romanticismo ondea por las estrechas calles. Justo detrás del mercado de Santa Caterina, en la pequeña plaza con el mismo nombre, se encuentra Obe Restaurant, el proyecto de un italiano con mucha experiencia en el campo del vino y amante del buen producto.

Fuimos a empaparnos del espíritu de Obe sumergiéndonos en una carta encabezada por variedad de antipasti, donde el producto local y la cocina italiana se dan la mano para ofrecer elaboraciones clásicas con una presentación exquisita. Desde croquetas de jamón y boletus y frituras de calamares, hasta mejillones salteados al vino blanco, berenjenas a la parmesana, carpaccio de ternera con parmesano o ensalada de pulpo. Como fans incondicionales de la burrata, recomendamos probar su burratina con caponata de berenjenas y anchoas del Cantábrico. Es cremosa, y junto a las berenjenas guisadas se convierte en un bocado digno de quedar apuntado en nuestra lista de favoritos.

A los entrantes les siguen sus pastas de elaboración casera. Nos costó sudor y lágrimas elegir, porque todas pintan muy bien, pero nos decantamos por los tortelloni de patatas rellenos de un queso de alta montaña (el “Puzzone di Moena”) con speck crujiente. El queso es nuestro mantra, así que nos encantaron, y quisimos probar también una de las recetas que conservan en la carta desde el primer día de Obe: los ravioli de remolacha a la salvia con semillas de amapola. Un plato vegetariano, con un toque dulce e intenso sabor a salvia. Nos pareció una combinación divertida y súper rica, altamente recomendada.

La siguiente parada son las carnes y pescados, donde destacan la Tagliata (un entrecot de ternera de 350gr fileteado), el codillo de cerdo con compota de manzanas, el milhojas de filetes de merluza o la pata de pulpo a la brasa con polenta y berros. Nosotros apostamos por el costillar de cordero gratinado a las hierbas y fue una gran elección, que acompañamos de un buen vino tinto italiano recomendado por Jean, el propietario. Guiado por su instinto, Jean decidió abrir Obe hace ocho años para seguir con la tradición familiar y así crear un espacio acogedor y bien cuidado, donde una de las prioridades ha sido la selección de vinos única que incluye botellas raras, que difícilmente encontrarás en otros locales de Barcelona.

De postre, pedimos los cannoli de ricota y salsa de naranja, que maridamos con un vino dulce de Sicília sugerido por Jean: el Passito di Pantelleria. Con su color ámbar y aroma a frutos secos y miel, fue lo que necesitábamos para despedirnos de una velada tranquila y deliciosa. Obe nos pareció el lugar ideal para una cena romántica o un encuentro relajado entre amigos. Volveremos.

  • popup news

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

jueves, septiembre 19th, 2019

foto libro recomendado: womb, de lucile boiron

- Books CULTURE -
miércoles, septiembre 18th, 2019

¿Cuánto durarán los ángeles en la tierra?

- CULTURE Society -
miércoles, septiembre 18th, 2019

#lamonoPLEASURES: aprende a hacer tus propios fermentados con este curso online

- CULTURE -