Books, CULTURE | , , ,

#lamonoCHATS: Esto va de chicas (y de sororidad)



 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ha llegado el día. Hoy presentamos “Esto va de chicas” después de un año de trabajo. Ya sabéis todas la hora y el lugar así que no seremos más pesadas. Solo queremos daros las gracias por todo el apoyo y las palabras bonitas, por aguantar el spam (que se ha hecho más llevadero gracias a las fotos de @dorasicart) y por demostrar una vez más que somos un equipo. Queremos compartir todo este cariño con vosotras así que a las que podáis pasaros hoy,,, habrá risas, abrazos y cerveza. ESTO VA DE CHICAS. 💓

Una publicación compartida de ⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀Girly Girl Magazine (@girlygirlmag) el

Chicas, es nuestro momento. El momento de la sororidad, del rupturismo con los estereotipos y con una sociedad hetero-patriarcal. De la lucha y de hablar cómo queramos y sobre lo que nos apasione y preocupe, sin tabúes impuestos. Momento de la deconstrucción y, sobre todo, de la construcción. Girly Girl Magazine nació de la pasión de Cristina Valbuena y Cristina Alonso, aka las jefas supremas de GGM, por la moda, el diseño, el arte, la música, la literatura, la fotografía y la comida. Un magazine para TODAS. Bajo ese mismo claim hace un año se plantearon dar un paso más y plasmarlo todo en un libro. Una aventura a nivel profesional y reivindicativa, como lucha por el movimiento feminista, de la que nos han contado un poquito más. T: Maria del Río

“Esto va de chicas” es una deconstrucción, el primer paso para reconstruirse a una misma. ¿Cómo surge la idea de escribir el libro? ¿Qué sentís al verlo hecho papel/realidad? Cuando nosotras empezamos con el blog, decidimos hablar de cosas que nos pasaban a nosotras, temas que nos pasaban por la cabeza, las cosas que nos gustaban, emocionaban y también los temas que nos preocupaban o que pretendíamos ir cambiando. Empezamos hablando en femenino y plural porque nosotras somos dos, pero poco a poco nos fuimos dando cuenta, que muchas de nuestras lectoras se sentían incluidas en ese “nosotras”. De repente en ese plural entrábamos muchas más, con una sensación de unión y sororidad. Este libro surge de esto, es una puesta en común de nuestro día a día con nuestras lectoras. En él desarrollamos diferentes temas partiendo de lo cotidiano para, al darnos cuenta de que nos pasa a muchas, tomar conciencia e ir más allá. Ya sabéis, “Lo personal es político”

Creemos que es a partir de la puesta en común cuando nos damos cuenta de que lo que creemos que son cosas personales, en realidad lo son sociales y estructurales. Igual tú te crees que eres la única que se odia los lunes cuando no te abrocha el pantalón, pero de repente lo cuentas y te das cuenta de que, a esta, a la otra y a la otra también le pasa y dices… “un momento, si nos pasa a tantas es que hay algo detrás.”  Vamos a ver qué narices es y qué podemos hacer para cambiarlo entre todas.

Ver el libro en papel es una alegría tremenda, ha sido mucho curro, mucho debate entre nosotras, queríamos algo que al leerlo lo sintiésemos como nuestro, más allá de que luego se vendiese o no. Ese objetivo está conseguido.

El libro abre debate y desmitifica estereotipos y tabúes que creíamos -erróneamente- superados. ¿En qué punto estamos, creéis que vamos por buen camino? Creemos que en cuestiones de estereotipos y tabúes femeninos se ha evolucionado mucho en las últimas décadas, pero aún queda mucho por hacer. Es un error pensar que ya lo conseguimos todo, hay un montón de aspectos que no se han superado y que hemos interiorizado y normalizado. Vamos por el buen camino desde el momento en que está habiendo un despertar, una toma de conciencia y muchas de nosotras nos juntamos para decir  por ejemplo: “mirad, no, no es normal tener miedo si vuelvo sola a casa y no vamos a parar hasta que esto cambie”. 

Abarcáis distintos aspectos: desde el ecologismo, tips para el finde, la historia del movimiento, hasta recetas o vuestras escritoras referentes. El feminismo que engloba toda lucha social y expresión artística. ¿Qué significa para vosotras feminismo? El feminismo es una toma de conciencia que te lleva a ver el mundo con otros ojos, es desaprender, cuestionarse y volver a empezar. Para ello hay que renunciar a muchas creencias que tenías arraigadas desde pequeña y a veces cuesta, pero una vez que eres consciente de la desigualdad y la ves, ya no hay marcha atrás. En GirlyGirl Magazine el feminismo no es un punto más en todos los temas que tratamos, es algo transversal. A veces toca hablar de temáticas específicamente feministas sí,  nos encanta compartir libros que leemos, películas, documentales… pero cuando te pones las gafas violeta al final estas impregnan tu visión de todo. Es decir que, si toca hablar de bañadores, vas a buscar marcas en las que quepan todos los culos y apoyen la diversidad de los cuerpos (no es fácil eh). O si vas a dar voz a proyectos de artistas buscas mujeres para compensar esa sobrerrepresentación de lo masculino en otros medios… Al final es una forma de pensar que se extrapola a cualquier tema, por eso da igual que hablemos de viajes, de ropa, de literatura o cosmética, que intentamos siempre darle nuestra visión que siempre será feminista porque nosotras lo somos.

“El feminismo es una toma de conciencia que te lleva a ver el mundo con otros ojos, es desaprender, cuestionarse y volver a empezar”

Proponéis un manuscrito desde la perspectiva de género, con “gafas moradas”. ¿Qué cambios a nivel social, político, educativo, etc.; deberían darse para que dejemos de llamarlo perspectiva de género y simplemente lo hagamos de forma natural (como lleva haciéndose desde la otra desde tiempos inmemoriales)? Esto es complicado, se llama perspectiva de género porque es importante poner el foco en cuál es el elemento que causa la opresión, identificar por dónde va el patrón. Gran parte de la sociedad aún no ha admitido que se trata de una cuestión de género. El lenguaje es muy importante y por eso es necesario hacer hincapié en el género, en el feminismo. Que se reconozca que tal mujer ha sido asesinada por ser mujer, que las chicas de esa empresas cobran menos por ser mujeres, que la presión social sobre los cuerpos de las mujeres es mayor precisamente por eso, por nuestro género, y que es una construcción social, no natural (no hemos nacido con el gen de la obsesión por la delgadez por ejemplo)

Dejará de llamarse perspectiva de género el día en que no exista una desigualdad al respecto y para ello hacen falta muchísimos cambios. Gran parte de la sociedad ya está pidiéndolos, el lenguaje empieza a modificarse desde la calle (otra cosa es que los señores de la RAE nos escuchen) y a la clase política no le quedará otra que escucharnos y adaptar las leyes a estas demandas sociales, pero no será fácil ni será rápido.

Habladnos del titular. La primera vez que lo lees parece que ironice sobre el discurso que tantas veces hemos escuchado, sobre todo de pequeñas. Desde el “corres como una chica”, el “para ser una chica, no haces buena letra” o el mítico “son cosas de niñas”. Esto SÍ va de chicas, porque TODO lo que queramos va sobre mujeres. ¿Era vuestra intención? Nos encanta esta pregunta, porque vemos que hemos conseguido lo que buscábamos, ser irónicas. Lo que nosotras estamos diciendo cuando decimos que “las cosas de chicas son todas las cosas” es que en realidad no hay cosas de chicas, ni de chicos, que lo que puedas hacer, lo que te guste, cómo vistas o te cortes el pelo, cómo te expreses, la profesión que escojas o con quien te vayas a la cama… no depende de tu género.

Los roles de género son tan estáticos y rígidos que son una fuente de conflicto y un gran muro contra el que choca la diversidad. Nosotras no creemos que simplemente haya que respetar a un niño “que sea femenino”, ni nos tiene que parecer bien o mal que una chica “juegue a cosas de chicos”. Nos gustaría ir un paso más allá y ampliar esos roles, acercarlos, mezclarlos o incluso derribarlos y reconstruirlos de nuevo. Si no hay juguetes de chico o chica, ni colores, ni deportes, ni libros… si todo está mezclado, al final nadie se sentirá fuera de la cajita azul o de la rosa y cada niño o niña se sentirá cómodo siendo cómo es, sin etiqueta, dando lugar a personas adultas con muchos menos conflictos al respecto. Rompiendo los roles de género conseguimos dar entrada a la diversidad y empezar a cargarnos de un plumazo la homofobia, la transfobia y el machismo, es la raíz de todo.

Planteáis un sumario semanal. Esa idea de tiempo le da continuidad y cotidianidad al leitmotiv del libro: “chicas, es nuestro momento”. ¿Cómo surge la idea de hacerlo en este formato? Para nosotras fue complicado encontrar el formato del libro, porque queríamos hablar de muchas cosas y tenía que tener un sentido, una organización. La idea que teníamos más clara era partir de esa cotidianeidad y de esas “charlas entre amigas” para, a través de los diferentes temas, llegar a la conclusión de que es nuestro momento. Y ¿qué hay más cotidiano que una semana? Lo que nos pasa desde que nos levantamos el lunes hasta la noche del domingo es como un mini ciclo vital, se ve perfectamente en las redes sociales, como los mensajes que la gente reproduce giran en torno a esta organización semanal. Así que nos pareció guay acomodar el contenido del libro a ese formato.

“Nuestra intención es seguir creciendo en esta comunidad, escuchando también a compañeras con realidades diferentes y dando visibilidad a la lucha feminista y todo lo que nos queda por hacer”

Entradas en el finde, llegan los PLANAZOS. Y los viajes. ¿Cuál sería una buena respuesta para el típico machirulo que pregunta “vais solas”? Porque ir una sola, o con 2, 4, u 8 amigas nunca es suficiente. “Sí, voy sola con todas mis amigas, es guay porque somos 6 pero solo nos cobran una cama en el hotel”

Es terrible este considerar que vas “sola” cuando no hay un señor que vele por el bien y la seguridad del grupo, “un gallo de corral para todas las gallinitas”. Afortunadamente no es algo que oigamos habitualmente porque nuestro entorno ya se tiene la lección aprendida, pero somos conscientes de que mucha gente lo sigue viendo así, solo hay que ver el telediario. “Dos mujeres que viajaban solas”, que no es más que otra forma más de culpabilizar a la víctima cuando es mujer y sufre una agresión, “¿A dónde iba sola tan tarde?” ¿Cómo se van ellas dos solas tan lejos?”. Es evidente la necesidad de una revisión del lenguaje también en este aspecto.

Y sobre el futuro, ¿podremos leer más sobre “lo que nos pasa a todas”? Nosotras seguimos la aventura en nuestra web y seguiremos hablando de las cosas que nos apetezca (es lo bueno de ser nuestras propias jefas supremas). Así que sí, nuestra intención es seguir creciendo en esta comunidad, escuchando también a compañeras con realidades diferentes y dando visibilidad a la lucha feminista y todo lo que nos queda por hacer. ¿En formato libro? Ya veremos, de momento nos apetece disfrutar de esta primera experiencia, nos morimos de ganas de escuchar lo que nuestras lectoras opinan al respecto.

Girly Girl Magazine. Esto va de chicas. Un libro sobre lo que nos pasa a todas de Cristina Valbuena y Cristina Alonso. (Zenith libros, 2019)

 

  • popup news

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

martes, julio 16th, 2019

lamonoNEWSPAPER 008: el cambio como motor

- CULTURE Society -
lunes, julio 15th, 2019

#lamonoCHATS: santiago alba rico, última hora, los cuentos de Carne Cruda

- Books CULTURE Destacado2 -
miércoles, julio 3rd, 2019

INVITACIÓN: la Gran Gala Final de #GinMGlamonophotoawards 2019

- CULTURE EVENTS lamono Society -