CULTURE | , ,

#lamonoCHATS: el viaje de la creatividad con Stay Hungry Stay Foolish



“¡No está todo inventado!” proclaman en Stay Hungry Stay Foolish, centro de investigación en creatividad, asentado en el efervescente barrio de Poblenou, donde también forman parte de la plataforma Poblenou Urban Dsitrict. Para los creadores Lucas Daglio y Guadalupe González, tal como cuenta el Enigma del Guerrero, lo importante no es el destino, sino el viaje. Y es que en este hub de conocimiento y creación se enfocan en reconocer los patrones de generación de ideas para crear nuevos modos de trabajo, modos de ver y hacer, para aplicarlos a comunicación, arte y la vida en general. Hoy, aplican esta investigación siguiendo dos caminos: un estudio creativo, donde ayudan a marcas a desarrollar sus proyectos; y un Taller de Entrenamiento Creativo, donde los participantes se empapan de esta perspectiva creativa. Charlamos con Guada González y Lucas Daglio, la dupla tras la idea, para saber todo lo necesario para estimular esa parte del cerebro. Fotos ©Eli Garmendia

¿De dónde nace la motivación para crear un espacio de estimulación e investigación de la creatividad como Stay Hungry Stay Foolish? Nace de una necesidad personal. Hice toda la carrera de publicidad, incluyendo posgrados y especializaciones en Buenos Aires buscando la respuesta a la pregunta “¿cómo nacen las ideas?” Era una pregunta nacida de la inseguridad. ¿Iba a ser bueno en mi trabajo? ¿me enseñarán cómo tener buenas ideas? ¿Hay un paso a paso que me ayude a superar la hoja en blanco? Pero no ocurrió lo que esperaba. En todos los años que estudié, conceptos como “Pensamiento creativo” o “Proceso creativo” no solo no aparecieron, sino que aquellas habilidades que creía tener y que me llevaron a elegir esa profesión no habían sido valoradas, o exploradas en ninguna de las asignaturas, salvo alguna excepción. Salí con muy poca confianza y con un interés latente: investigar por mi cuenta.

Además, vi como a mi alrededor la sensación de frustración era la misma. y eso me hizo pensar que la relación con nuestra creatividad está mal enfocada y con una falta absoluta de recursos. Casi 5 años después, con mucha más experiencia y con un eje teórico/práctico muy sólido, Stay Hungry nace para que todo el mundo pueda disfrutar del poder de su imaginación. Investigamos para crear procesos, modos de hacer que permitan a la gente explorar esas capacidades, reconocerse en sus ideas, diferenciarse a partir de crear una mirada personal que pueda tener impacto en lo colectivo.

Poblenou es creación. ¿Cómo encaja Stay Hungry en la efervescencia del barrio barcelonés? Estamos felices de formar parte del barrio, es algo que buscábamos porque estamos convencidos de que el arte y la cooperación entre espacios pueden ser piezas clave en la transformación de la ciudad. La creatividad debe dejar de ser patrimonio del arte y la comunicación y tiene que comenzar a involucrarse en todos los aspectos de la vida social y cultural. Las ciudades deben potenciarse a partir de sus recursos humanos y no solo de sus recursos económicos, y creo que el arte y la creatividad deben tener un papel importante en eso. Nuestro sueño es convertirnos en un nexo, un punto de inicio, un dinamizador de esa cooperación de la que puedan surgir ideas y soluciones en todos los ámbitos posibles, porque el campo de acción de nuestras herramientas es potencialmente ilimitado.

“La creatividad debe dejar de ser patrimonio del arte y la comunicación y tiene que comenzar a involucrarse en todos los aspectos de la vida social y cultural”

Lleváis a cabo varios talleres, de entrenamiento creativo y de escritura creativa para personas, empresas o duplas: ¿cuál es el taller que más gente está atrayendo? Nuestra nave insignia es el Entrenamiento Creativo, porque es producto de muchos años de trabajo y de investigación. Está pensado como una experiencia, no como un curso. Lo definimos como un viaje de 9 semanas en las que la gente vuelve distinta, mirando las cosas desde otra perspectiva. Creamos un territorio en el que todos los elementos que componen nuestra realidad son re-pensados. Es un curso en el que la filosofía, el arte, la literatura, la ciencia y la comunicación se conectan de modo natural para ayudarnos a reinventarlo todo. Por nuestro Entrenamiento Creativo ya han pasado más de 500 participantes.

Hoy en día los ciudadanos tenemos acceso a plataformas para lanzar nuestra marca e incluso encontramos por Internet estrategias de creatividad y desarrollo de proyectos. ¿Qué valores añadidos ofrecen los talleres de Stay Hungry Stay Foolish? Todo nuestro contenido práctico es de creación propia, lo cual nos permitió tener un enfoque y una metodología que creo es el diferencial. Si le preguntas a la gente que viene, casi todos los viven como una experiencia que les ha cambiado el enfoque en cómo veían la creatividad.

Otro factor importante es la personalización. Formamos grupos pequeños, buscamos que haya una complicidad y se genere un clima sin miedo a la exposición. Y, sobre todo, tenemos una implicación con lo que ocurre que es absoluta. Tampoco nos consideramos una escuela para creativos o asociada al marketing. Lo que queremos es que todo el mundo se sepa capaz de tener grandes ideas y que ese descubrimiento le abra puertas que no esperaba. Todo proceso de formación tiene que ser transformador en algún sentido. No nos interesa enseñar una herramienta de uso específico, que también lo hacemos, sino más bien un laboratorio para construir tus propias herramientas.

¿Cuáles son los proyectos más emocionantes que han nacido en los talleres?

Hago un top 5, aunque dejo fuera cosas que nos hicieron muy felices.

Misterio en el tren de los lagos. Fue un evento/ taller que hicimos en el tren que conecta Lleida con La Pobla de Segur. Creamos un storytelling que funcionaba como contexto de la experiencia. La gente recorría el tren y se encontraba con pruebas de un misterio que debían resolver, mientras escuchaban una historia en formato podcast. Tener un tren para hacer algo así fue increíble.

La mesa atómica. Es una ficción sonora que se emitía en vivo. 100% creada durante uno de nuestros talleres. Hicimos, hasta ahora, 7 capítulos y tuvimos miles de reproducciones.

Colaboración con Intermón Oxfam. Hemos trabajado con muchas instituciones, pero la verdad, haber podido compartir herramientas con Intermón fue una experiencia muy gratificante y satisfactoria.

El esqueleto. Un proyecto editorial en formato Fanzine de 7 capítulos creado y producido en uno de nuestros talleres. Cada fanzine lo presentamos en una galería o en un espacio distinto y se transformaba en una experiencia participativa que tenía la intención de jugar y conectarnos de un modo original.

Citizen Kaprow. Quizás los más extravagante que hicimos hasta ahora. Fue una serie de Happenings pensados en el taller y realizados en distintos lugares de la ciudad. Hicimos, por ejemplo, un happening llamado Bus Umbilical, en el que creamos un bus con cuerdas e invitamos a la gente a subirse y hacer un recorrido sin plan ni ruta por la ciudad. Una especie de deriva colectiva.

En enunciados breves y concisos, ¿cuál es vuestra filosofía para entender la creatividad?

A ver, enumero una lista de frases que me vienen a la cabeza:

La creatividad es un ejercicio de identidad.

La búsqueda de la originalidad no puede ser el objetivo de un proceso creativo.

La creatividad requiere del valor de desprenderse de las certezas. La duda es siempre un buen punto de partida.

La unidad mínima del caos es la pregunta. De la pregunta nace el estímulo, y del estímulo nace la inercia creativa.

Si no estás preparado para equivocarte, jamás tendrás una idea original.

La identidad es un proceso en construcción. La creatividad es una herramienta para la reflexión y el autoconocimiento.

A menudo el proceso creativo puede ser frustrante, ¿qué estrategias seguís para que las personas lo vean, como decís en la web, como una “aventura”, a que sean más flexibles? El proceso creativo depende de muchas cosas, digo solo algunas importantes: La información previa, el marco de referencia, el clima en el entorno de trabajo, las herramientas disponibles y el tiempo. Lo primero que ocurre es que mucha gente da por supuesto que tiene un proceso y en realidad lo que hacen es producto de la búsqueda de referencias o de alguna mecánica específica que no cubre todas las etapas necesarias. La primera razón por la cual se sufre en un trabajo creativo es que por deformación cultural, le damos más importancia al final que al inicio. Hay una autoexigencia en la calidad del resultado que no condice con la disciplina y el trabajo en todas las demás etapas del proceso.

No podés sentarte frente a una hoja en blanco con el propósito de tener una idea original. No funcionamos de esa manera. El pensamiento es un proceso de hilación, crea conexiones ascendentes. Cualquier elemento externo o interno que interrumpa ese hilo provoca el bloqueo creativo. El bloqueo provoca estrés y el estrés diluye el estímulo inicial, Nosotros asociamos el proceso creativo con el trabajo de un artesano, en el que se va progresando de a poco hasta llegar al objetivo. El pensamiento se va construyendo de tal manera que siempre llegás a la etapa siguiente con más seguridad, estímulo y energía. Además, en todos nuestros procesos hay una etapa de disrupción, de juego. Ponemos ciertos artefactos en el camino que funcionan como disparadores de la imaginación, así se generan numerosas alternativas a elegir. La clave está en seguir el hilo natural del pensamiento y cada tanto darle un poco más de estímulo, retándolo a sortear obstáculos que ya de por si se intuyen como potenciadores de la experiencia.

Probablemente la parte que más nos cueste a las personas del proceso creativo sea conseguir esa mutación de las ideas en cosas tangibles. ¿Cómo abordáis ese caos mental? Me gustaría primero decir que, si logramos que una persona durante 9 semanas, pase 27 horas pensando en cosas que nunca antes se había preguntado, no necesita justificar ese tiempo llevando las ideas a cabo. Para nosotros ese es un fin en sí mismo. Aunque siempre motivamos a todo el mundo a llevar sus ideas a la realidad, no siempre está este interés. Pero, cuando un participante tiene esa vocación, trabajamos sobre la idea, la re-escalamos si es necesario, le damos herramientas de orden, formalización y organización, pensamos qué recursos necesitará para hacerla realidad, qué otros perfiles complementarios al suyo necesita para formar un equipo y qué tiempo deberá dedicarle a ello.

Normalmente asociamos la creatividad al arte, ¿cómo se aplica a cualquier ámbito de la vida? Es que la asociación, además de simplificada, es intencionalmente equivocada, porque se conoce la leyenda del artista y el mito del genio creador, la creatividad se relacionaba con lo divino y lo mágico. Es una concepción histórica que sigue vigente y que se potenció luego de la revolución industrial, a partir de los modelos de educación diseñados en esa época. La creatividad no es patrimonio del arte o la comunicación, sino una habilidad que nos viene dada por naturaleza.

Es una herramienta primaria para la adaptación, para sobrellevar la incertidumbre, porque el caos es una variable fundamental en el funcionamiento natural. Para convertir la percepción en comprensión, la comprensión en empatía, la empatía en cooperación, entendida como generadora de zonas comunes en todos los órdenes del conocimiento para crear nuevo conocimiento. Una herramienta esencial para el espíritu crítico, para la formulación de preguntas, para relacionarnos mejor en todos los sentidos. Por eso, la creatividad debería ser el núcleo común de todas las formas del conocimiento, debería ser el enfoque a elegir para diseñar nuestros modelos educativos, de convivencia y de organización.

Escuchamos a muchos artistas decir que todo está ya inventado, que lo que queda es hacer combinar y reconectar conceptos e ideas que ya están creadas. Lo estamos viendo, por ejemplo, en la música. ¿Compartís esta visión? Qué desalentador. ¿Qué artistas dicen eso? Me gustaría conocerlos y conversar con ellos. Las frases hechas solo sirven para zanjar discusiones, no para abrir diálogos constructivos. “Todo está inventado”, es una frase que se pudo haber dicho al inicio de los tiempos. Seguro que alguien la pintó con las manos en alguna cueva sin saber que estaba inventando algo. Ahora, sí estoy de acuerdo en que la creatividad es un proceso de conexiones y asociaciones. También estoy de acuerdo en que creamos a partir de lo que conocemos, intuimos y proyectamos. Pero cada vez conocemos más y nuestra comprensión y experiencia de vida se enriquece, y esa cantidad de elementos a combinar también.

Decir que todo está inventado es suponer que todas las personas que habitan y habitarán en el mundo son conscientes de todo lo que existe y de todo lo posible y que todas saben las mismas cosas, las comprenden y experimentan del mismo modo y ya han especulado con todas las combinaciones posibles entre todas esas variables. Me parece una pretensión que por desalentadora, ni siquiera es una buena pretensión. Me doy cuenta que me enoja un poco esa frase.

¿Qué consejos creativos daríais a los lectores de lamono que estén a punto de emprender algún proyecto? Si aún no tienen la idea, pero saben que quieren hacer algo vocacional, les diría que se hagan esta pregunta: si me pagaran por hacer lo que más me apasiona, ¿qué sería?

Comenzaría un trabajo de mucha reflexión e introspección. Le diría que estudien, investiguen, que sean autodidactas, que compartan y escuchen mucho a las personas que han recorrido un camino similar. Si ya tienen la idea. Les diría que se inventen una rutina propia y equilibrada. En esa rutina, intentaría incluir, además de las horas de trabajo (no más de 6 si pueden) hacer caminatas, reunirse con gente, leer, escribir sobre tus ideas y tus proyectos, o sobre tu día. Y al menos una vez a la semana tener un contacto con el arte, una expo, teatro, concierto, etc. Con respecto al trabajo, que sean muy ordenados, que trabajen en un espacio que les permita pensar sin interrupciones, que se pongan objetivos de corto plazo que le permitan ver un progreso cada semana, que comparta y se exponga sin miedo. Aunque alguien te llame desde las cavernas a decirte que ya todo está inventado.

  • popup news

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

miércoles, octubre 23rd, 2019

kurt cobain y amy winehouse: su vida a través del libro

- Books CULTURE -
miércoles, octubre 23rd, 2019

Roster Movistar Day aterriza en Barcelona

- CULTURE Society -
martes, octubre 22nd, 2019

#lamonoPLEASURES: bunsen, la nueva hamburguesería boutique sin complicaciones

- CULTURE -