ART, Destacado2, Photography | , , ,

#lamono113 entschuldigung is coming: 4 artistas sobre el perdón y la redención



El perdón y la redención, dos capítulos de la historia de todo ser humano. La eterna lucha entre quién somos y quién queremos llegar a ser. La historia sobre cómo intentamos huir de nuestros demonios y de la carga que imponen sobre nuestros hombros. La culpa es la tiranía de la consciencia, y por eso, todos tarde o temprano pasamos por el perdón. Pero para que este sea un proceso verdaderamente depurativo, este perdón tiene que ser sincero de forma bidireccional: quién lo pide, y quien lo otorga. Y solo así se llega al siguiente nivel, el bálsamo de la redención, una nueva oportunidad de empezar de cero. Y volver a caer. Porque sí, hay algo masoquista en esto de huir de la culpa, algo que nos hace volver a la carrera una y otra vez. Dicen que se aprende de los errores para no volver a caer en ellos, pero, seamos sinceros, ¿cuántas veces hemos puesto esta enseñanza vital en práctica? Volvemos a pecar, volvemos a equivocarnos: y volvemos a pedir perdón. Pero, ¿perdón a qué o a quién? El concepto siempre se ha entendido como algo relacionado con la religión o la espiritualidad, pero más allá de cualquier marco contextual, se trata de algo antropológico: un simple deseo de liberarse del dolor. De avanzar, aunque seguir tu camino implique volver a pasar por este proceso. ¿La vida será una sucesión de errores? Lo hablaremos cuando lleguemos al final del camino. El concepto es fascinante y por eso hemos decidido dedicarle nuestra revista de julio y agosto a su traducción al alemán, porque somos así de políglotas. Hemos curado una selección de artistas que nos hacen reflexionar sobre el tema en forma de fotografía, ilustración y palabras. Pronto la tendréis entre manos, pero por el momento, os dejamos con una selección de artistas para hacer una primera aproximación al tema. Y stay tuned para ver el resultado final materializado en #lamono113 Entschuldigung.

Kevin_McCollister

Kevin_McCollister2

1.- Kevin McCollister, 30 iglesias en 30 días

Como hemos dicho, es inevitable pensar en el perdón como una idea enmarcada en la religión. Y aunque nosotros lo enfocamos desde una perspectiva existencial, hemos querido que el primer artista elegido en esta primera toma de contacto aborde el tema de la raíz de la que partimos, para a partir de ahí ahondar en ello y ampliar el mensaje. En este punto, nos detenemos en la historia de Kevin McCollister, un fotógrafo y poeta que llegó a Los Ángeles para hacer despegar su carrera como guionista en Hollywood. Eso no pasó nunca, y cuando más perdido se sentía, encontró la fotografía de manera casual: una tarde, un amigo se lo llevó a un comedor benéfico a repartir sandwiches para los sintecho de la ciudad, y vio otra cara de la metrópolis más glamurosa del mundo: la real, la cruda, la de gente que un día luchó por sus sueños pero se quedaron por el camino. A partir de aquí nació su proyecto 30 Churches in 30 Days, un trabajo documental que nos muestra estos templos que para la religión son sagrados, pero que arquitectónicamente rompen con todo modelo preconcebido, oponiendo las dos caras de la misma moneda: la realidad y la idealización.

Geoff_Johnson

Geoff_Johnson2

2.- Geoff Johnson, volver a al principio para avanzar

Seguimos con una idea intrínsecamente unida al perdón pero radicalmente opuesta: la de perdonar. A veces, no hay una petición explícita de perdón, pero sí un deseo de perdonar para cerrar heridas y salir adelante. El proceso de redención lo vive la persona que perdona, no la que lo solicita. Esto es lo que le ha pasado a Geoff Johnson, el fotógrafo que vivió una infancia dura conviviendo con una madre con síndrome de Diógenes. Su casa estaba llena de basura, vivía en condiciones insalubres y todo eso, como es de esperar, ha marcado su personalidad para siempre. Ahora, como una especie de redención con su pasado, con su madre y consigo mismo, ha vuelto a la casa donde creció después de 20 años para ver qué queda de todo aquello: y está tal cuál lo dejó. Y para dar más énfasis a su historia, el artista sobrepone en las imágenes a sus propios hijos, un niño y una niña (como él y su hermana), como una regresión a lo que fue aquello. Los niños son añadidos con photoshop dado que la casa no es segura para que ellos entren en persona. Así, su serie Behind The Doors es un relato visceral sobre cómo el pasado te marca y cómo a veces hay que dedicar parte de tu futuro a lidiar con ello.

Lana_Mesic

Lana_Mesic2

3.- Lana Mesic, reconciliación

¿Qué viene después del perdón y la redención? La reconciliación. No hay nada más poderoso que eso: saber perdonar de verdad, olvidar el rencor y partir de cero, como una hoja en blanco. A veces, eso implica reescribir la historia, como en la que nos trae la fotógrafa Lana Mesic en su proyecto en Ruanda. En 1994, el país africano vivió su mayor genocidio con aproximadamente unas 800.000 asesinadas en tan solo 100 días. Aquello fue fruto de crímenes étnicos cuidadosamente elegidos dentro de la minoría Tutsi del país. Un capítulo horrible de su historia, pero que en 2014 demostraron las ganas de dejar atrás comisionando el proyecto Anatomy of Forgiveness a la fotógrafa holandesa, enmarcado en la exposición Rwanda 20 Years. La premisa es simple: las fotografías recogen el momento en el que algunos de los que cometieron esos crímenes, piden perdón a familiares de las víctimas. El resultado son escenas poderosas y llenas de esperanza: porque si ellos pueden perdonar a quién les arrebató a un ser querido, de repente, todo se vuelve más relativo.

Diana_Kim

Diana_Kim2

4.- Diana Kim, un pasado perdido

La historia de esta fotógrafa vuelve a llevarnos a algo muy humano: la intención de cerrar heridas para mirar hacia el futuro totalmente limpios de carga. Diana Kim casi no conoció a su padre ya que abandonó a su familia cuando ella era muy pequeña. Pasó el tiempo, y se dedicó a la fotografía, centrándose en documentar la vida de las personas sin hogar de Oahu (Hawaï), fue entonces cuando, entre ellos, lo encontró: su padre era una de las personas que estaba fotografiando. Estaba más delgado y desmejorado, pero era él. Durante dos años, le estuvo siguiendo como manera de protección, para después presentarse y ayudarle en lo que pudo. Su padre no parecía reconocerla y estaba metido en su propio mundo, pero en el silencio de la compañía parecían entenderse y ella lo miraba a través de su cámara. En 2014 tuvo un ataque al corazón y obtuvo tratamiento para su enfermedad mental, y hoy en día tiene una muy buena relación con su hija, e incluso está buscando trabajo. Un ejemplo de cómo la fotografía puede ser la mejor terapia para perdonar y ponerte en los zapatos de la otra persona.

  • popup news

  • newsletter & social

También te puede interesar.

miércoles, enero 22nd, 2020

HALLUCINATURE o cómo expresar el medio ambiente

- Agenda ART EVENTS Illustration -
jueves, enero 9th, 2020

Lyona mete de nuevo el dedo en la llama con su libro Sex¡oh!, mi revolución sexual

- ART Books CULTURE Highlight 2 Illustration -
viernes, diciembre 27th, 2019

Chris Ware profundiza en los entresijos del alma en Rusty Brown

- ART Illustration -