CULTURE, Society | , , ,

FEATURED IN LAMONONEWSPAPER: Pedir por derecho es exigir



F: Marc Conca

Por Eva Villazala

“hombre todopoderoso, no soy digna de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”

Y esto es lo que por fin se está haciendo. Cuando no hay lugar a dudas, y lo que se exige es de uno sin un criterio ni medio que eche para atrás esa evidencia, entonces ya no es necesario pedir, en ese momento se puede exigir. Y eso es lo que estamos haciendo de un tiempo a esta parte las mujeres, exigir una igualdad de trato, de verbo y de derechos que hace mucho tiempo que deberíamos haber puesto en marcha. Nuestras madres, abuelas y bisabuelas hicieron mucho, pero en un momento dado de la historia nos relajamos, nos dejaron sacarnos el carnet de conducir y trabajar en oficios de hombre, además de limpiar, y pensamos que ya estaba la faena hecha. Y pasamos por alto los abusos de poder, físicos y mentales, en los puestos de trabajo (de cualquier índole), pasamos por alto el hecho de que las tareas domésticas, infantiles, sanitarias y cualquier gestión relacionada con la familia, seguía siendo competencia nuestra, pasamos por alto que el lenguaje es machista, pasamos por alto que si decimos que nuestra vagina no se toca, no se toca. Pensamos que lo que nuestras madres, abuelas y bisabuelas habían conseguido con tanto esfuerzo ya estaba bien, y seguimos con la cabeza agachada, sintiendo la culpabilidad y susurrando “hombre todopoderoso, no soy digna de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. Y así nos luce el pelo. Son muchos los hombres (tan cercanos que asusta) que se creen con el derecho de ponernos la mano en la frente y absolvernos de nuestros pecados, por la obra y gracia que se les ha concedido desde la Biblia. Ellos tienen ese poder y lo ejercen. Pero no contaban con que se les empezara a señalar con el dedo, sin más publicidad, grafismo o pataletas que la verdad. Con el semblante tranquilo y sereno, hemos empezado a señalar con el dedo y a decir sin inmutarnos: por aquí no pasas y por aquí no paso. Y a eso no se le puede llamar ni feminismo, a eso se le llama sentido común y empezar a llamar a las cosas por su nombre. Es un trabajo fino, que todas estamos llevando a cabo con sutileza, no solo las actrices de Hollywood, todas y cada una de nosotras, en nuestro ámbito y en los pequeños detalles, en los que un hombre resbala y se le escapa; machismea sin darse cuenta, en esos momentos aquí estamos todas, sin un nombre que nos etiquete, para ponerle la mano en la frente y hacerle rezar 5 avemarías y ningún padrenuestro.

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

jueves, julio 19th, 2018

#lamonoPLEASURES: cócteles de autor, american bbq y vistas de infarto en seagram’s ny rooftop

- Agenda CULTURE EVENTS -
miércoles, julio 18th, 2018

#lamonoPLEASURES: last monkey, un asiático con espíritu canalla

- CULTURE -
miércoles, julio 18th, 2018

Festivaleando por el mundo: ¿qué nos estamos perdiendo?

- Agenda CULTURE EVENTS MUSIC -