EVENTS, MUSIC | , , ,

el fin de una era: el futuro de los soportes físicos musicales



20150328124555_-_Ph_CFaruolo_730_300_s_c1

En este loco siglo XXI, prácticamente todo se ha acabado reduciendo a una nube digital de elementos que flotan en una galaxia llamada internet. Hoy en día nos bajamos las canciones como algo complementario a nuestro día a día. Pillas el link y en cuestión de segundos tienes todo el Dark Side of The Moon en tu lista de Itunes. Así de fácil. Está claro que nuestros padres, pero, no lo hacían así. El suertudo que tenía un tocadiscos, dinero para pagarse el último álbum de los Beatles, era el colega de turno que tenía que invitar a todos sus amigos a su casa para escucharlo. Sí, aunque parezca increíble, antes la gente se juntaba únicamente para escuchar un simple álbum. Algo insólito a día de hoy, claro.

El vinilo nos une. Antes, la gente se agrupaba, discutía y relfexionaba sobre la música, su poder y sus letras ante el incesante sonido de un tocadiscos. Y no sólo era eso, éstos soportes son algo palpable. Un recuerdo físico de tu personalidad y tu gusto. Algo intercambiable y coleccionalble. Algo único.  Antes, o te ganabas la música con el sudor de tu frente o te buscabas algún melómano dispuesto a invitarte a su casa. El valor general que se le daba a la música antaño, era completamente opuesto al de hoy en día. Escuchar música requería un esfuerzo, y ese esfuerzo acabó desarrollando un buen gusto musical mucho más generalizado. Algo que dio pie a movimientos culturales únicos. Pero no todo se reducía a la música. Los soportes físicos cuentan con diseños, ilustraciones y fotografías únicas. Donde quedaron los grandes como Storm Thorgerson, que ilustró las legendarias portadas de grupos como Pink Floyd, Led Zeppelin, Muse o Black Sabbath, entre otros. Imágenes que quedan grabadas en nuestro intelecto y que no sólo representan a un grupo, sino que tambien son la imagen de una época. Esto, hoy en día, también va a la baja ya que cada vez más grupos anuncian que no grabarán más álbumes en soporte físico. T:Alex Puig Ros

castello

La muerte de la esencia

Y justo hoy, después de una lenta enfermedad, ha acabado sucumbiendo en la muerte de una de las tiendas de discos más emblemáticas de Barcelona, Discos Castelló. Ha muerto,  pues, un poco más la cultura del amor verdadero. La de la pasión por tener ése álbum en tus manos. La legendaria tienda de discos ha desenchufado el bafle cansada de la competitividad ante las descargas de internet y los intensos impuestos culturales. Un mítico referente de la cultura musical desde 1927 ha acabado sucumbiendo a la digitalización y ni los más románticos han podido hacer nada.

Pero,… ¿Y qué podemos hacer? Estamos evolucionando, sí, la comodidad de tener infinidad de discografías en un minúsculo aparatejo portable es de las invenciones más practicas de este siglo. No hay duda de eso. Pero gracias a esta tendéncia, el valor del sonido se está yendo a pique. La música se ha banalizado hasta tal punto que los referentes musicales de hoy en día se limitan a hablar de sexo, drogas pero no de Rock and Roll.Y es una lástima.

Captura de pantalla 2016-03-11 a la(s) 02.53.28

Aún hay esperanza

Pero no está todo perdido. El amor puede con todo. Y la pasión por la eséncia musical sigue teniendo fuerza en muchos rincones del globo. Y aunque parezca mentira, aún quedan muchos renegados que siguen apostando por el vinilo. En 2011, nació en Londres el Independent Label Market. Un multitudinario mercadillo de compra-venta de vinilos, CD’s y casetes para todos aquellos melómanos románticos. Un evento itinerante que ha visitado ciudades como Berlín, Los Angeles y Hamburgo. Pero ahora es nuestro turno, ahora le toca a Barcelona. Los próximos 19 y 20 de Marzo será un fin de semana para juntar una vez más a los más puretas y apasionados del soporte físico. Un encuentro dónde la comida, la cerveza y la buena música estarán presentes en el espacio CERC (calle Blesa, 27) con un extenso cartel de artistas invitados. Dos días de paz, comida y buena musica.

Todo esto es progresivo. Llegará un día en que le contemos a nuestros nietos cómo escuchábamos música en los 90. Tal como nuestro padres nos contaron cómo escucharon la música de su generación. El progreso es inevitable y, supuestamente, nos hace crecer como humanidad. Nos hace ser mejores seres humanos. Pero está claro que tanta evolución nos acabará, un día u otro, separando para siempre.

ILM_Barcelona_poster_v6

 

  • popup news

  • newsletter & social

También te puede interesar.

miércoles, enero 22nd, 2020

HALLUCINATURE o cómo expresar el medio ambiente

- Agenda ART EVENTS Illustration -
miércoles, enero 22nd, 2020

Vans Music Tour: 40 años de devoción por Bad Religion

- Agenda EVENTS MUSIC -
martes, diciembre 31st, 2019

Nike presenta GETTING UP, un documental sobre el graffiti en los 90

- EVENTS Highlight 1 lamono Reviews -