ART, Destacado2, Painting | , ,

#CápsulasDeInspiración: Mai Blanco, retratos agridulces a punta de pincel



Los lienzos en blanco que habitan en el estudio de Mai Blanco se convierten, pincelada a pincelada, en mundos caóticos y desordenados con personajes de rostros desencajados, miradas melancólicas y personalidades fuera de lo común. Desde pequeña, esta artista visual asturiana ya jugaba a crear su propio universo en el estudio de su padre, rodeada de tubos de pintura, olor a aguarrás y pinceladas llenas de color. Con una mirada muy íntima y personal, Mai se recrea en los límites que hay entre realidad y ficción, verdad y mentira, belleza y fealdad, bueno y malo. Un juego de contrastes que queda plasmado en los retratos que perfila a punta de pincel. Retratos agridulces, con un punto de locura e insatisfacción. Caras raras con cierto humor e ironía que contrastan a la perfección con los colores vivos y vibrantes, manteniendo una frescura única que convierte el arte de esta pintora en un estilo que huye de lo canónico. Desinteresada por la realidad endulzada, Mai se adentra en las pequeñas tragicomedias de nuestro día a día en búsqueda de sentido, en búsqueda de su propia identidad. Para reinventarse. Para conocerse. Y es que la belleza no está en la perfección, sino en aquello que nos hace sentir más vivos. ¿Te gustaría seguir las pistas de su proceso creativo? Es la siguiente protagonista de nuestras cápsulas de inspiración, y hoy hablamos de series  y temas. T: Marga Marquès

¿CÓMO CLASIFICAS TU PRODUCCIÓN ARTÍSTICA? 

“Por un lado están los retratos por encargo y por el otro el trabajo personal. El trabajo personal son las exposiciones individuales o colectivas, las colaboraciones con otros artistas o galerías y también  las pequeñas series que hago a partir de una idea o pretexto inventado con el fin de probar algo.”

¿CÓMO DAS POR TERMINADA UNA SERIE Y COMIENZAS CON LA OTRA?   

“Normalmente me gusta marcar el número de obras que tendrá cada serie incluso antes de empezar. Suelen ser series pequeñas, de no más de cinco obras,  lo que me ayuda a organizar el tiempo de acuerdo a prioridades y objetivos muy concretos. Durante el proceso creativo necesito dinamismo, tengo una forma de trabajar bastante nerviosa e impulsiva, por lo que organizar el trabajo en pequeñas series me ayuda a sentir que avanzo más deprisa, aunque soy consciente de que es algo muy psicológico, porque en realidad cada serie es una continuación de la anterior y siempre estoy trabajando obsesivamente alrededor de los mismos temas, buscando una narrativa que conecte con las cosas que me mueven por dentro y que me gustaría transmitir. Tal como yo lo veo, estas pequeñas series son como el entrenamiento diario o el calentamiento que todo deportista tiene que hacer antes de enfrentarse a una gran competición y yo lo que hago es prepararme para poder pintar algo mayor, como por ejemplo mi siguiente exposición.”

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

jueves, enero 17th, 2019

lamonogram recomendado: silvia gil roldan, momentos

- ART Photography -
jueves, enero 17th, 2019

pantone calendar 2019: ¿un color para cada día?

- ART STYLE -
miércoles, enero 16th, 2019

Uncovered, el libro que esconde las historias que viven detrás de las grandes portadas

- ART Illustration Photography -