ART, Destacado2, Illustration | ,

#CápsulasDeInspiración: Juan Miguel Ramírez, la dualidad del ilustrador



Colorista y multidisciplinar. El mundo que Juan Miguel Ramírez plantea a través de sus ilustraciones revela un talento innato para la costura visual, con pespuntes majestuosos y dignos de las grandes casas de moda a punta de pintura manual. Tomando como referentes a personalidades y figuras icónicas del cine, la música y la moda, el joven ilustrador configura una narración visual introspectiva que traslada sobre el papel resistencias, inseguridades, luchas, dualidades y desafíos a través de la mezcla cromática de sus lápices de colores. Un proceso de creación que deja el mundo digital en un segundo plano, ensalzando el gusto por lo manual con texturas, estampados, luces y sombras que dan profundidad a su particular y complejo universo, que envuelve de magia conceptos que reflexionan acerca de la modernidad y lo clásico para atraer la mirada del espectador. Una creatividad desbordante, movida por impulsos, intuición y corazonadas que demuestra la viveza del artista con un resultado final muy visual, potente, expresivo y vibrante. Un ilustrador singular, casi diríamos que de método, que no se limita a dibujar, sino que vive la experiencia completa. Por eso, le preguntamos: ¿cómo lleva la dualidad entre la persona y el artista de profesión?  T: Marga Marquès

TÚ ERES DISEÑADOR GRÁFICO TEXTIL Y HAS REALIZADO VARIOS PROYECTOS PERSONALES. ¿CÓMO EQUILIBRAS TU TRABAJO COMO DISEÑADOR PARA UNA EMPRESA CON LA FACETA MÁS PERSONAL DE TU ARTE? ¿SE HAN ENFRENTADO ALGUNA VEZ ESTAS DOS FACETAS O TE HA DADO ALGÚN CONFLICTO?

“Equilibrar un proyecto al principio es muy complicado. Estudié Bellas Artes por lo que cuando empiezas a trabajar en una empresa te ves obligado a tener una visión comercial y esto, con tu “ego de creativo”, choca constantemente, aunque llega un punto que te llegas a acostumbrar.

Tras unos años como diseñador gráfico textil, sentí la necesidad de trabajar esa parte creativa más personal, por lo que empecé a dibujar hasta que di con “Heroines”. Trabajé durante un año y medio sin parar en el cual me sentía totalmente disociado: por el día era una persona y por la tarde me ponía otra piel para entrar en el mood. Cuando dibujo tengo que meterme dentro del personaje y la historia que estoy contando: es como ir al cine y sentarte a ver la película. Por lo que cuando paro, la reanudo al día siguiente, como vivir dos realidades. Fue un largo proceso de aprendizaje en el que tuve que buscar tiempo donde no lo tenía y saber priorizar. Pero al final se consigue, sobre todo, siendo organizado mentalmente. Se trata de entender que para encontrar el balance tienes que hacer un hueco en tu rutina para dedicar el tiempo a algo que te hace vibrar y sentirte realizado”.

 

 

 

 

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

jueves, noviembre 15th, 2018

5 artistas que trabajan las emociones a través del arte del GIF

- ART Graphic Illustration Uncategorized -
miércoles, noviembre 14th, 2018

vimeando: two hundred and seventy, una sinfonía plástica

- ART CULTURE -
miércoles, noviembre 14th, 2018

Instagram recomendado: Julio Anaya Cabanding, el maestro de las recreaciones

- ART CULTURE Painting Streetart -