CULTURE | , , ,

#lamonoPLEASURES: enkel, recorriendo mundo a través de los sabores



DSC_0076

Enkel abrió sus puertas en el Gótico este pasado verano con una clara intención: diferenciarse del resto, reuniendo en un solo proyecto todos aquellos sabores del mundo que les habían cautivado. Así que su carta es un festín internacional con toques mediterráneos, latinos y exóticos. Su local, de diseño neoyorquino e industrial, está abierto durante todo el día y preparan desayunos, brunch, comidas y cenas. Atraídas por este viaje gastronómico y por nuestras ganas insaciables de conocer nuevos hotspots, fuimos a cenar un día entre semana. Nos encantó el espacio y, desde el primer momento, nos atendieron súper bien.

Otro de los puntos fuertes de Enkel es su selección de cerveza artesana, local y de importación. No faltan clásicos autóctonos como Guineu, Garage Beer, Edge Brewing, Espiga o Dougall’s y otros internacionales como Beavertown, Lervig o The Kernel. Pero lo que nos sorprendió fue que tenían una gran cantidad de lámbicas, Sour y Stout, todas belgas. Nos pedimos una Oerbier de De Dolle (brutal) y una Jack The RIPA, de Guineu. Y a la hora de pedir la comida dejamos que nos aconsejaran. Empezamos con unas bombas de chicharrón de panceta, cebolla morada, mayo de ají panco y cilantro y el sashimi de Black Angus con ponzu de tomate y puerro crujiente. En la carta se definen como ‘platos pequeños’, pero podemos asegurar que las raciones eran más bien generosas. Después saltamos directamente a los platos ‘contundentes’ para acabar totalmente extasiadas. Nos fascinó el pulpo grillado con marinada de ají panca, leche de tigre ahumada, patatas asadas, aguacate y cebolla. Tierno y picantito, con una buena mezcla de sabores.

Si te gusta el picante, este es tu sitio porque es una de las piezas fundamentales de la carta. Otro de sus platos estrella es el Laksa, una sopa de fideos típica de Indonesia y Malasia hecha a base de leche de coco y curry y muy condimentada. La que preparan en Enkel, lleva también pollo, tofu, brotes, huevo, menta y cilantro. Competiría con el ramen si no fuera porque es bastante más densa y contundente y porque aquí todavía no se encuentra en ningún sitio. Todo llegará. Entre las carnes, destacan el codillo laqueado horneado durante 14 horas y el entrecote sureño, con yuca, mantequilla de kimchi y mojo. Podrás viajar a Oriente de la mano de las veggie gyozas, los tacos de confit de pato, col morada y salsa hoisin, o el poke bowl de corvina y tofu. O bien quedarte aquí, con una buenas bravas.

Llegó el momento del postre, porque siempre hay sitio para un dulce. Nos trajeron un Gothic Crumble, es decir, un crumble de fruta de temporada, castañas, cardamomo y helado de tonka negro. Increíblemente delicioso y muy muy dulce. Cerramos el ciclo con un buen amaro Montenegro, ya que nos faltaba pasar por Italia. En resumen, nos pareció un sitio genial para venir en pareja o con amigos y siempre con ganas de probar cosas nuevas. See you soon!

Si quieres saber más sobre nuestras experiencias gastronómicas síguenos en Instagram: @lamonopleasures

DSC_0055

DSC_0073

DSC_0091

DSC_0040

DSC_0099

DSC_0130

  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

jueves, abril 19th, 2018

no más fake news: el juego que te hará valorar la verdad

- CULTURE Society -
miércoles, abril 18th, 2018

confusiones dramáticas: ¿un happy meal o arte?

- CULTURE Society -
miércoles, abril 18th, 2018

video: un viaje (literal) a la luna

- CULTURE Society -